GAMES //
Review Trials Rising

01-03-2019
VALORACIÓN


Review Trials Rising
Creada por Diego Padula

Sin mucha expectativa y con un poco nostalgia, embarcaba en Trials Rising emocionado por ver las novedades que la serie había traído. A pesar de tener algunos elementos molestos, todo lo que yo deseaba estaba allí: una física bizarra, circuitos insanos y un aspecto desafiante muy fuerte.

 

 

 

 

Para quien no conoce la serie, la propuesta es bastante simple: usando una motocicleta, el jugador necesita completar circuitos de rampas, bucle, saltos y otros obstáculos. Esto se hace con controles básicos de acelerar, frenar e inclinar su personaje hacia adelante o hacia atrás.

 

A pesar de la simplicidad, algunas carreras pueden ser bastante complicadas, y un error puede generar accidentes graciosos: su personaje se convierte en un "muñeco de trapos" al caer del vehículo, y puede salir rebotando por el escenario de las maneras más inusitadas posibles.

 

Comencé con la opción de jugar Offline, una especie de Campaña: su motociclista es un novato en el universo de las motocicletas, y necesita conquistar patrocinadores y competiciones para crecer cada vez más en el ambiente.

Después de personalizar mi personaje, inicié una secuencia bastante larga de carreras y me di cuenta de que, cuando empiezas, sólo los circuitos de menor dificultad son accesibles, algo que puede molestar ligeramente a jugadores más experimentados - para mí, que no jugaba un juego de la serie hace mucho, no hubo ningún problema.

 

 

Incluso en los niveles más básicos, Trials Rising incita al jugador a buscar la perfección - o, al menos, una performance que garantice una medalla de oro en ese circuito. Naturalmente, esta fórmula puede volverse repetitiva, ya que es normal encontrarse corriendo el mismo recorrido por la vigésima vez. Por otro lado, la sensación de recompensa al hacer bien un aterrizaje es maravillosa, y casi siempre vale todos los intentos frustrados.

 

A pesar de no siempre conseguir un tiempo perfecto, una meta casi automática es vencer a los "fantasmas" de otros pilotos que aparecen en cada recorrido. Las siluetas simulan el mismo recorrido hecho por otros adversarios - ya sean jugadores reales o una inteligencia artificial - y proponen un desafío más.

 

La búsqueda por la perfección se ve reforzada con la agilidad en que se reinicia un recorrido. Después de golpear o realizar una maniobra mal hecha, basta con apretar un botón para regresar instantáneamente a la línea de salida o al último check point, siempre incentivando otro intento. La rapidez con que esto sucede parece banal, pero en una época donde varios juegos poseen innumerables y largas pantallas de carga, es algo digno de reconocimiento.

Otro punto que vale citar es la construcción de los escenarios: hay una gran cantidad de circuitos disponibles, y ellos llaman bastante la atención en algunos momentos. Piloteando su moto en plena Fiesta del Tomate o en un estudio de Hollywood rompe un poco la repetitividad, sin contar que rinda escenas memorables.

 

La sensación de recompensa vuelve a aparecer en el sistema de evolución: es bastante fácil subir de nivel, ya cada nivel ganado, el jugador recibe un loot box, que contiene objetos estéticos para su moto o su piloto.

 

Además de los loot boxes, también es posible adquirir artículos estéticos en una tienda, donde el jugador puede gastar tanto monedas conquistadas después de carreras, como gemas compradas por microtransaciones.

 

Tal vez, mi única excepción a la campaña sea una historia más sólida. Al principio, pensé que iba a ver a mi personaje creciendo cada vez más en el escenario de los motociclistas hasta alcanzar el estatus de estrella. Sin embargo, esa sensación no existe, y el foco es sólo en jugar fase tras fase.

 

 

 

El ánimo por la perfección es aún mayor en el modo Online, donde no hay mucho espacio para errores: los circuitos son los mismos disponibles en el Offline, pero no hay la posibilidad de recomenzar una carrera desde cero. Las competiciones ocurren en tiempo real, y cada caída afectará su desempeño significativamente.

 

El único aspecto que "facilita" el Online es su formato: en lugar de disputarse sólo una carrera, los jugadores necesitan completar un circuito de tres pistas, recibiendo puntos en cada etapa de acuerdo con su colocación. Al final de la tercera prueba, el motociclista con más puntos es coronado el gran campeón. Parece una experiencia larga, pero los partidos en línea son bastante ágiles.

 

Trials Rising mantiene la fórmula que consagró la franquicia: maniobras radicales y una física bizarra siguen funcionando muy bien; que se agrega a los nuevos elementos de la industria de juegos, como loot boxes resulta en un excelente título.


¡VOTÁ!
Trials Rising
0 / 5 PUNTAJE
0 VOTOS
VOTA!
FICHA
Trials Rising





COMENTARIOS

Citricón ofrece este espacio para comentarios y discusiones de temas tratados en el sitio. Por favor, respetar y seguir las reglas para participar. Comparta su opinión honesta, responsable y educadamente. Respete la opinión de los demás. Y por favor, ayude en la moderación a reportar contenido ofensivo y que debe ser retirado por violar estas normas.

Lea aquí el uso y el Término de responsabilidad.



About usFormá parte del teamAnunciantesLegales

2015 Citricon. Todos los derechos reservados. BELBURO design & digital studio