GAMES //

15-03-2019
VALORACIÓN


The Division 2
Review The Division 2
Creada por Diego Padula

La División 2 transcurre siete meses después de su predecesor. Esta vez, la ambientación es en la capital estadounidense, Washington D.C., que también fue afectada por el peligroso virus Green Poison.

 

 

 

 

La impresión en las primeras horas de juego es bastante positiva. Con mecánicas de combate fluidas y una dificultad equilibrada, es bien placentero eliminar a cada enemigo hasta acabar con una gigantesca horda de adversarios. El robusto sistema de loot le da elementos de RPG a un shoot de oficio.

 

Sin embargo, al profundizar en la campaña, la repetitividad de las misiones comienza a molestar. Básicamente es siempre ir hasta un lugar, eliminar a todos los enemigos y, una vez u otra, interactuar con un objeto o con un NPC.

Este problema podría ser compensado con una trama más sólida, que te motiva a destruir poco a poco las facciones que se instalaron por la ciudad. Lo que pasa es justamente lo contrario: con pocas cutscenes, la historia nunca llega a entusiasmar, explorando muy poco los personajes que van surgiendo, sin esforzarse para huir de un guión bastante simple.

 

Lo mismo vale para las facciones. En el mundo de The Division 2, Washington D.C. está ocupada por tres grupos maléficos, cada uno con su trasfondo y motivaciones. De nuevo, falta profundidad a cada una de esas organizaciones, y la única diferencia sentida, en la práctica, es de las diferentes habilidades que cada facción posee.

 

 

La mayor excepción para el débil argumento está en las grabaciones de audio y vídeo. Esparcidos por la ciudad, esos pequeños coleccionables reproducen diálogos y escenas del pasado, involucrando a las tres facciones e incluso algunos de los personajes de la campaña principal.

 

A diferencia de las cortas conversaciones protocolares de cada misión, los audiólogos de hecho cumplen la función de involucrar al jugador, contando pequeñas historias interesantes sobre el pasado de aquel universo. Desafortunadamente, son sólo un pequeño detalle de un mundo abierto mucho más extenso.

 

Antes de sumergirse en los enfrentamientos de The Division 2, tenga en cuenta dos cosas: la mayoría de los enemigos son bastante resistentes, y algunos pueden requerir múltiples recargas de munición para ser eliminados; En segundo lugar, cualquier adversario tiene suficiente poder para golpear a su personaje rápidamente.

 

Normalmente, las batallas son bastante parecidas. Su agente necesita esconderse en alguno de los diversos objetos dispersos por los escenarios, aprovechando la mejor oportunidad para disparar a los enemigos. Eventualmente, se usan granadas para infringir daño en área, o se explota algún objeto incendiable para encender un adversario.

 

 

La simple mecánica se vuelve más desafiante con la adición de enemigos con diferentes habilidades y personalidades. Hay algunos más agresivos, que corren hasta su personaje, sacrificándose para derrotarte; otros juegan granadas que obligarán al Agente a salir de su zona segura.

 

Naturalmente, hay enemigos más poderosos, con una armadura casi impenetrable. Estos oponentes se identifican con una barra amarilla de vida, y se pueden encontrar tanto en lugares aleatorios como en misiones importantes, representando al jefe de esa área.

 

Desafortunadamente, eso quita un poco del carisma de los jefes, que son sólo enemigos como cualquier otro, con la diferencia de tener un nombre propio y ser aún más fuertes.

 

Para ayudar a los jugadores, uno de los mayores recursos está en sus propias habilidades. Los accesorios como drones, torres de artillería, escudos y granadas teledirigidas pueden ser desbloqueados conforme el juego avanza, y son algunas de las opciones que el Agente tendrá a su disposición para sobrevivir.

 

Aunque tenga una cierta variedad en las "clases" de enemigos y también en el repertorio del Agente, la tónica de las batallas suele ser la misma: sobreviva hasta conseguir encajar sus tiros. Al fin y al cabo, todas las misiones terminan convirtiéndose en una gran secuencia de batallas parecidas.

 

Fuera de las misiones, en tareas aparte como reanudar puntos de control, la frustración es aún mayor. Falla en su investidura y tener que recomenzar su trayecto en un lugar ya dominado es bastante agotador, principalmente cuando hay una tarea difícil delante de usted.

 

Todo esto resume la experiencia que tuve jugando solo, sin tener un compañero en línea que me ayudaba. Usando el sistema de Matchmaking, que te une con otros jugadores para hacer misiones, o incluso pidiendo apoyo en cualquier momento, el juego realmente brilla; jugar se vuelve más tranquila y es extremadamente más fácil completar misiones y tareas adicionales.

 

Aquí, todavía cabe la crítica a uno de los mayores problemas del juego: los bugs. Durante un largo período de tiempo, mis habilidades simplemente no funcionaban. Tanto mi torre de artillería y el drone desaparecían automáticamente, un defecto que fue reafirmado después de buscar en internet. Afortunadamente, un mantenimiento reciente en el servidor parece haber resuelto el error.

 

 

 

No faltan mecánicas en The Division 2: desde el loot hasta la evolución de las Bases, el juego es bastante completo en ese aspecto.

 

El gran foco de Ubisoft parece ser el loot, que proporciona equipos bastante variados a su agente. Además de las armas, es posible equipar chalecos, rodilleras, máscaras y otros ítems - cada una con un nivel y sus propios atributos.

Los equipos se pueden adquirir de diversas maneras. El más simple es tomar los elementos arrojados por los enemigos abatidos, pero también es posible encontrar innumerables mochilas y baúles por la ciudad, además de poder fabricarlos.

Bastante intuitivo, el sistema de crafting es sólo una de las varias maneras de evolucionar su personaje en el juego. Al combinar esto con los otros recursos ofrecidos por las Bases de Operación, como un stand de practicar tiros, sistema de recompensas por eliminar enemigos específicos, y Proyectos para mejorar las Bases, la sensación transmitida es que siempre hay algo que hacer en ese universo.

 

Los gráficos de The Division 2 impresionan: una iluminación increíble en todo el escenario da vida a la versión post-apocalíptica de Washington DC. Sumando eso al clima variable, eventos aleatorios con enemigos, animales caminando por las calles y la transición del día a la noche, que se ha convertido en un "mundo vivo" fue alcanzado por Ubisoft.

 

Sin embargo, los bugs surgen de nuevo como un obstáculo. Es completamente normal encontrar imágenes que tardan unos segundos para cargar. Una tarjeta de publicidad, por ejemplo, puede aparecer pixelizada por un buen período de tiempo antes de "revelar" su verdadero contenido.

 

Otro problema es un poco más específico: el juego podría haber aprovechado aún más la magnitud de una ciudad como Washington D.C. Pocas misiones están ambientadas en lugares realmente marcados. Además del Lincoln Memorial y de la batalla final en el Capitolio, sólo una tarea me marcó por su escenario, que tenía varios cubos brillantes.

 

En general, los campos de batalla parecen bastante genéricos, algo que sólo empeora con el problema de las texturas que no cargan.

 

Uno de los principales contenidos del primer The Division hace su retorno, en mayor cantidad, con más mecánicas y manteniendo el mismo nivel de desafío. Es un poco difícil explicar lo que son las Dark Zones, y cómo funcionan, de manera breve. El concepto puede ser simplificado como una región donde jugadores y enemigos de inteligencia artificial pueden guerrear libremente; cuanto más tiempo el jugador logra sobrevivir en el lugar, más elementos raros pueden ser obtenidos.

 

La atracción sigue siendo bastante divertida y desafiante. Por más que los enemigos sean poderosos, es fácil pasar un buen rato en las Zonas y salir de allí con historias épicas de cómo sobrevivió a los innumerables ataques.

Vale la pena felicitar a los desarrolladores por haber insertado la normalización de equipos. Esto significa que, al duelar contra otros jugadores, sus equipos poseer niveles equilibrados, dando mayor igualdad al combate. La única excepción a la regla se refiere a las habilidades; un jugador más experimentado tendrá un repertorio mayor a su disposición, así como algunos Perks que su adversario puede no tener.

 

Después de finalizar la campaña principal de The Division 2 y finalmente eliminar las facciones enemigas, un cuarto grupo aparece repentinamente: bajo el nombre de Black Tusk, los oponentes poseen un mayor poderío e inteligencia artificial avanzada, proponiendo un desafío aún mayor a los jugadores.

 

 

Incluso con las nuevas características de los adversarios, el juego sigue siendo más del mismo. En cuanto a la posibilidad de actualizar los contenidos del juego, Ubisoft podría dar un telón de fondo más elaborado a sus personajes y Black Tusk, lo que haría el End Game algo diferente, y no sólo misiones parecidas a las que ya se han hecho.

 

Una novedad es la presencia de las especializaciones, sistema que también surge después de la campaña principal, permitiendo que el jugador escoja entre tres "clases", cada uno con un arma especial y su propio árbol de habilidades - un tiro certero para mantener al jugador interesado.

 

Otro gran acierto de las especializaciones está en poder intercambiarlas en cualquier momento, basta una visita a la Base de Operaciones. Así, el jugador tiene la oportunidad de encontrar el estilo de juego que más le guste, o incluso explorar todas las opciones al máximo.

 

Por encima de todo esto, hay una sólida planificación para el contenido post-lanzamiento: todos los DLC del primer año serán gratuitos, contando con nuevas misiones, especializaciones y una Raid para ocho jugadores.

Los dos últimos elementos son los más emocionantes de esta lista, ya que traerá actividades realmente nuevas. En cuanto a las misiones, esta es la oportunidad de hacer algo diferente, y no repetitivo como se ve durante todo el juego.

 

Lamentablemente, juegos ambiciosos como The Division 2 pueden tener una serie de errores en la programación, como ya vimos recientemente en Fallout 76 y Anthem. El lanzamiento de Ubisoft no está exento de eso, y no era inusual ver enemigos surgiendo de la nada, "teletransportando" y tiros tardando en surtir efecto.

De nuevo, las texturas que no cargan y las habilidades que no funcionan entran a ese panteón. Hay varias veces en que mi agente trabó en un lugar sin conseguir moverse, enemigos que no logran pasar por una puerta distante de su área de acción, entre otros casos.

 

En cambio, The Division 2 tiene un formato de "servicio", siendo constantemente actualizado por sus desarrolladores. Es decir, todo esto puede ser resuelto pronto, así como las habilidades que no funcionaban, pero es cierto que el juego está lejos de ser totalmente estable.

 

Por fin, aún sin explotar lo suficiente de las Dark Zones y sin haber alcanzado el prometido End Game, The Division 2 consigue divertir por algunas horas con su combate. Sin embargo, una historia que no apunta a fallar en "dar liga" a todos los variados elementos que están presentes en el juego, y la jugadora se va volviendo cada vez más cansada conforme se desarrolla en la historia.

 

El juego tiene bastante potencial para crecer, gracias a la apertura a varios DLC y nuevos contenidos, pero, por ahora, The Division 2 puede ser clasificado sólo como un buen juego.


¡VOTÁ!
The Division 2
0 / 5 PUNTAJE
0 VOTOS
VOTA!
FICHA
The Division 2





COMENTARIOS

Citricón ofrece este espacio para comentarios y discusiones de temas tratados en el sitio. Por favor, respetar y seguir las reglas para participar. Comparta su opinión honesta, responsable y educadamente. Respete la opinión de los demás. Y por favor, ayude en la moderación a reportar contenido ofensivo y que debe ser retirado por violar estas normas.

Lea aquí el uso y el Término de responsabilidad.



About usFormá parte del teamAnunciantesLegales

2015 Citricon. Todos los derechos reservados. BELBURO design & digital studio